Reto Semanal: Transversalidad o "mainstreaming de género"



TRANSVERSALIDAD DE GÉNERO EN NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO

El termino transversalidad de género se utiliza, como sinónimo de mainstreaming de género o enfoque integrado de género, para referirse a  la responsabilidad de todos los poderes públicos en el avance de la Igualdad entre mujeres y hombres.
En mi opinión,  la transversalidad  se podría interpretar como una acción que intenta conseguir que la sociedad en general elimine la discriminación referida al sexo, normalizando la convivencia de niños y niñas, de hombres y mujeres, para alcanzar unos niveles de mayor bienestar social en todos los ámbitos de la vida.

Para garantizar este bienestar social, en nuestra legislación vigente contamos con Ley Orgánica  3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres que establece el marco general de intervención de todos los poderes públicos con relación a la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres.

Basándonos en dicha ley, y dentro del mundo de la educación, la transversalidad de género se lleva a cabo a través de la COEDUCACIÓN que promueve la igualdad fundamentándola en el respeto a la diversidad, la valoración y la visibilización de lo femenino y de lo masculino  impulsando la libertad de elección, y que lleva practicándose desde 1970 – 1980 a través del acceso igualitario a la educación tanto de niños y niñas.
Sin embargo, a pesar de realizar políticas y programas coeducativos desde las etapas educativas inferiores (Educación Infantil y Educación Primaria), hoy en día, existen realidades que nos invitan a la reflexión como la siguiente:

La presencia femenina en las instituciones educativas suele disminuir a medida que el cargo a ocupar es superior. Por lo  tanto,  encontramos pocas catedráticas en la universidad, o pocas mujeres en los equipos de gestión y,  por otra parte, es difícil encontrar un hombre trabajando en  escuelas infantiles. Es decir, existen mujeres preparadas que no acceden a determinados puestos.

Para evitarlo esto, es necesario un cambio efectivo en la sociedad en cuanto a igualdad de género y  que  la educación de los niños y niñas, desde pequeños, se base, teniendo en cuenta las 3R de la transversalidad, en una serie de  medidas a aplicar como:
  • Representación: Fomentar el equilibrio entre hombres y mujeres en puestos de representación tanto en órganos unipersonales como colegiados (coordinadores, jefaturas de estudios, jefes de departamento, dirección…).
  • Roles: Uso de un lenguaje no sexista, elección de libros de texto y de lectura coeducativos,  fomento de juegos igualitarios…, así como como hombres y mujeres  en todos los niveles laborales de nuestro sistema educativo (desde Educación Infantil hasta Universidad).
  • Recursos: Impulsar el uso igualitario de espacios y materiales de los niños y niñas como en el  patio de recreo o el espacio físico que utilizan para realizar sus actividades.

Como conclusión, la educación es la clave para generar sociedades no discriminatorias y es la esencia del quehacer democrático. Paulo Freire nos muestra una importante paradoja diciendo que si bien es cierto que la ciudadanía no se construye con la educación, también es cierto que sin ella no se construye la ciudadanía, y en el tema que estamos abordando en este reto, una ciudadanía democrática, igualitaria y justa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RETO SEMANAL: Haciendo Herstory en equipo

Reto Semanal