Reto Semanal


Reto Semanal: ¿Qué puedo hacer yo?

Mi labor profesional se desarrolla dentro de un ámbito que en mi opinión es crucial para conseguir la igualdad de género, la educación.  Todos los días trato con compañeros y compañeras que se dedican a formar a niños y a niñas tanto en aquellos aspectos formales, la formación académica en las distintas materias, como en aquellos aspectos no tan formales y que se transmiten de forma transversal como los valores de respeto, igualdad, justicia…

Por ello, la pregunta de ¿qué puedo hacer yo por la igualdad desde mi puesto de trabajo? se responde a través de dos vertientes:

VERTIENTE 1: RELACIONES CON LOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE TRABAJO.

Como empleado público y desde mi pequeña parcela, puedo contribuir tomando las siguientes medidas: 

  • Fomentar la igualdad en el trabajo. Con respecto a la relación con los compañeros y compañeras de trabajo, es decir con los adultos, una de las medidas, y quizás la más importante por englobar a su vez a todas las restantes, es la de cuidar el trato diario, es decir, establecer relaciones laborales en base al valor de la igualdad. Si todos nos percibimos como iguales, contribuiremos a mantener esa igualdad y a respetarse mutuamente y poder de esta manera, luchar contra los estereotipos de género.
  • Utilizar un lenguaje no sexista. Cuando hablamos o escribimos, no nos damos cuenta del uso que hacemos del lenguaje y de cómo, en ocasiones, abusamos del masculino genérico en nuestra forma de hablar o escribir. Cuidando el uso de este tipo de lenguaje ayudaremos a evitar que las mujeres sean ocultadas y a lograr la igualdad en el trato entre mujeres y hombres. 
  • Apoyar la asunción de responsabilidades por igual. La realización de tareas debe ser repartida por igual entre hombres y mujeres de forma que el reparto de responsabilidades sea equitativo. 
  • Potenciar, en la medida de nuestras posibilidades,  una cultura de igualdad en el trabajo. A través de la representación equitativa de mujeres en los distintos órganos de gobierno.
  • Respetar las decisiones de las demás personas  y analizar nuestros propios  prejuicios. 
  • Formarse sobre la igualdad de género a través de cursos, seminarios, grupos de trabajo…

VERTIENTE 2: RELACIONES CON LOS ALUMNOS Y ALUMNAS.

Como claves para  para promover la equidad de género en las aulas podemos tener en cuenta las siguientes:

  • Eliminar los prejuicios y las ideas preconcebidas. Desmontar mediante la vocación crítica los prejuicios y los hábitos sexistas.
  • Todos pueden hacer todo. Eliminar las concepciones erróneas, empezando en el ámbito doméstico y continuando en la escuela. 
  • Afrontar las diferencias de género. Es innegable que niños y niñas no son iguales, a nivel fisiológico y mental son diferentes. Por ello, se tiene que enseñar a los niños a afrontar estas diferencias y a asumirlas, para poder romper el sistema de imposición de roles. 
  • Evitar el acceso a los estímulos sexistas como los existentes en la publicidad a través del análisis de esos contenidos y desarrollar un sentimiento crítico para que puedan enfrentarse a los mismos. 
  • Utilizar el juego como base de la enseñanza en equidad. Cabe fomentar los juegos inclusivos, en los que el rol masculino o femenino no intervenga, así como la promoción de equipos mixtos. El juego es una de las formas más efectivas de enseñanza, especialmente en valores, por lo tanto el patio y el recreo deben ser una extensión de este aprendizaje. 
  • Ofrecer patrones de conducta ejemplares. Los niños comienzan a desarrollar su personalidad a través de la repetición y tomando como ejemplo a las personas de su alrededor. Por ello es importante  que la escuela refuerce la igualdad y la equidad de género.

Poco a poco, y tomando como referencia estas medidas, que pueden ser extensibles a cualquier ámbito profesional,  entre todos, con nuestro granito de arena, podemos lograr un cambio en la sociedad, cambio que ya ha empezado, pero que aún debemos continuar persiguiendo, pues no se ha conseguido  erradicar totalmente la cultura machista dentro y fuera de casa. La igualdad de género, por tanto, es necesaria para evolucionar y mejorar, y podemos conseguirla gracias a que nuestra cabeza es redonda y  permite a nuestros pensamientos cambiar de dirección.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Reto Semanal: Transversalidad o "mainstreaming de género"

RETO SEMANAL: Haciendo Herstory en equipo